Los problemas de privacidad que causa la geolocalización

geo

Publicar dónde estamos a través de una fotografía puede meternos en un problema

La geolocalización es una característica que permite a muchas aplicaciones realizar una búsqueda por proximidad de servicios e informaciones, por no hablar de su uso original como mapa, brújula o planificador de rutas. Las coordenadas de geolocalización pueden también dar valor añadido a una fotografía incorporándose en el fichero digital que constituye la misma, algo que se conoce como geoetiquetado. En otras palabras: si tenemos activada la geolocalización nuestras fotografías dirán dónde estamos exactamente.

Así, con un formato de metadatos accesible de forma sencilla pero invisibles de manera directa, la imagen va acompañada del lugar exacto en el que se tomó. Si a ello sumamos la práctica común de compartir las fotografías (por email, mensajería instantánea, redes sociales, servicios especializados…) y que en ellas suele haber más personas implicadas que la propietaria del terminal con el que se tomó la instantánea… la conclusión es un tanto delicada:estamos contando a todo el mundo dónde nos encontramos, u otros lo están haciendo por nosotros cuando aparecemos en sus fotos.

¿Queremos dar tanta información a través de una simple fotografía? Hay que pensar que estas publicaciones afectan a nuestra privacidad y que ofrecen muchos a datos a personas que pueden querer hacernos daño. Desactivar esta opción es una de las mejores maneras de proteger nuestra privacidad online.

PantallasAmigas crea un “Simulador de Privacidad” para las redes sociales

simulador de privacidad
Madrid, 28 de enero de 2013.

Coincidiendo con la celebración del Día de la Protección de Datos en Europa, PantallasAmigas presenta este juego-simulador en colaboración con Tuenti y la iniciativa europea EUKids Online.

El proyecto pretende estimular el cuidado de los datos personales, propios y ajenos, en especial cuando están ligados a las fotografías en las redes sociales.

PantallasAmigas presenta, en colaboración con Tuenti y EUKids Online, el Simulador de Privacidad, un recurso lúdico de aprendizaje que fomenta la cultura de la protección de datos y ayuda a visualizar la interdependencia a la que estamos sujetos en las redes sociales.

Este lanzamiento se realiza con motivo de la celebración del Día de la Protección de Datos en Europa, o “Día de la Privacidad”, jornada impulsada por la Comisión Europea, las autoridades de Protección de Datos de los estados miembros de la Unión Europea y el Consejo de Europa, con el objetivo de divulgar entre la ciudadanía sus derechos y responsabilidades en materia de protección de datos personales.

Además de la realidad cotidiana, numerosos estudios avalan la necesidad de un recurso como el Simulador de Privacidad:

  • La privacidad es la principal preocupación de los usuarios de redes sociales (ONTSI)
  • El 30% de los menores en Europa y el 21% en España afirmaron haber incluido entre sus contactos de Internet a personas que no conocían cara a cara (EU Kids Online)
  • El 85% de los consumidores españoles considera que su privacidad no está garantizada en las redes sociales (Netclean4.me)
  • El 68% de los usuarios de Facebook no entienden sus controles de privacidad (INTECO)

Según comenta Jorge Flores, fundador y director de PantallasAmigas, “cuanto más se sabe de uno, más vulnerable se es. Así de sencillo. Esta idea cobra una relevancia especial con Internet y las redes sociales. Se trata de algo importantísimo en los casos de ciberacoso bien sea grooming o acoso sexual a menores en Internet, ciberbullying o sextorsión. El problema es que apenas podemos controlar una parte de lo que de cada cual se publica. Por ello es tan importante cuidar que las demás personas sean respetuosas con la privacidad de uno y, al mismo tiempo, serlo con la de ellas. Para garantizar ese respeto hay que querer y hay que saber”. Siguiendo estas convicciones, Jorge Flores concluye que “esta herramienta muestra de forma muy clara la influencia de las demás personas en la propia privacidad, la relevancia de nuestros actos en la de aquellas y cómo gestionarla; ahí está la clave. Ayuda en definitiva a encontrar la motivación, querer, y el procedimiento, saber.”

El proyecto va dirigido a usuarios de redes sociales de cualquier edad si bien está más enfocado al rango más activo y vulnerable, adolescentes entre 12 a 16 años. Resulta muy adecuado para la dinamización de procesos de formación. Persigue ayudar a entender que la privacidad de uno no depende solamente de uno mismo, así como la importancia de proteger la privacidad de terceros que aparecen en las imágenes que se suben a las redes sociales. Asimismo, la recogida anónima de las respuestas que el juego formula a quien lo utiliza permite analizar los resultados y conocer qué aspectos no son suficientemente claros para los usuarios de las redes sociales y, en particular, de Tuenti.

Simulador de privacidad


Cuando alguien en una red social sube a un álbum una imagen, la cantidad de gente tanto conocida como desconocida que puede visualizar dicha imagen, en general, varía dependiendo de tres factores:

– Cómo tenga configuradas sus opciones de privacidad.

– Si esa persona o sus amistades etiquetan la imagen.

– Cómo tengan esas amistades configuradas las opciones de privacidad.

Teniendo esto en cuenta, el juego-simulador ayuda a comprender quién puede y quién no puede ver las imágenes que son compartidas en las redes sociales, tanto si están etiquetadas como si no.

Consta de dos niveles de dificultad en los que se deberá contestar a diferentes situaciones que asemejan un entorno real de relación. Está disponible de forma gratuita en la dirección de Internet: http://www.simuladordeprivacidad.com

Un proyecto en colaboración

Para PantallasAmigas la privacidad es un derecho y, sobre todo, un factor de protección, especialmente en las redes sociales. Por ello el Día de la Privacidad (http://www.diadelaprivacidad.com) adquiere una singular relevancia.

Gracias al apoyo de Tuenti y a la colaboración del equipo español del proyecto europeo de investigación EUKids Online esta herramienta servirá para conocer y mejorar las competencias de los y las adolescentes en la gestión de la privacidad propia y el cuidado de la ajena.

Con su implicación en este proyecto, Tuenti da un paso más en lo que supone una de sus señas de identidad: el cuidado de la privacidad. Si desde su creación tomó medidas de protección como la no indexación en buscadores y, más recientemente, la simplificación de las configuraciones, es ahora cuando hace énfasis en la capacitación de sus usuarios. La seguridad depende, en última instancia, de ellos y esta herramienta les ayuda a que ese entorno de convivencia y relación esté menos expuesto a situaciones de riesgo.

Por su parte, el proyecto europeo de investigación EUKids Online, cuyo equipo en España pertenece a la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), tiene como misión desde 2006 identificar y analizar los retos crecientes  que, con relación a Ias nuevas tecnologías, se plantean para la infancia y la adolescencia.

La reducción progresiva de la edad de incorporación a las redes sociales y un uso más intensivo de las mismas debido a los dispositivos portables, especialmente los smartphones, hace prever nuevos espacios para la actividad preventiva donde la privacidad y su gestión son objeto de constante debate y preocupación.

 

«Las etiquetas son origen y/o consecuencia de una mala convivencia digital»

entrevista.listado
(Artículo publicado por Jorge Flores, director de PantallasAmigas) 

Cada vez es más sencillo y común subir imágenes a Internet. En el contexto de las redes sociales existe además la posibilidad de poner etiquetas, esto es, relacionar a personas son esas fotografías. ¿Nos hemos parado a pensar qué implicaciones puede tener esta función?

Fotografías, etiquetas y privacidad

Publicar una imagen en una red social es una acción casi cotidiana para los y las adolescentes y, en muchas ocasiones, esas fotografías se completan con etiquetas. Si subir una foto a Internet puede ser en ciertas ocasiones un atentado contra la privacidad de personas implicadas en esa instantánea ¿qué efectos puede causar el empleo de etiquetas? Veámoslo, salvando las diferencias de funcionamiento entre las distintas redes sociales, los condicionantes de configuración de privacidad de las mismas y sin pecar de exceso de detalle.

De manera sencilla, podemos decir que una etiqueta en una fotografía es una marca que relaciona esa imagen, y en particular un área rectangular de la misma, con una determinada persona. La marca se asocia, por lo general, a la zona de la fotografía donde aparece esa persona.

¿Qué ocurre cuando te etiquetan? Son dos los efectos:

  • Efecto de asociación: Si te etiquetan, te están relacionando con esa fotografía y, en particular, con un área de esa fotografía que por lo general es la zona en la que apareces. No obstante, no hay manera de asegurar esta correspondencia ya que la red social permite marcar una zona gráfica, un conjunto de pixels, que no es capaz de interpretar.
  • Efecto de difusión: Si te etiquetan, los “amigos” de tu Red Social serán avisados de que has sido etiquetado en una nueva fotografía y que para verla les basta un simple click. Tan fuerte es el efecto llamada y difusor de esta funcionalidad ligada a las imágenes que ofrecen las redes sociales que incluso los usuarios la usan para otros fines, a modo de aviso, sin atender a su original misión que es identificar a una personas en una imagen.

En definitiva, ello supone que otras personas van a tener un aviso de que tú estás relacionado con una imagen y podrían verla incluso antes de que tú supieras que esa imagen está publicada. Si tienes suerte, sabes que esa foto existe y estás implicado en la misma e incluso puedes presuponer que alguien la puede haber subido online, sea esto o no de tu agrado. Sin embargo, la etiqueta es una llamada de atención, un altavoz para la labor de pregonero de tu vida que realizan los demás y las redes sociales. De pronto, muchos “amigos” tuyos saben que pueden ver un fotograma de tu película vital.

Protección de datos personales e imágenes online.

Tu imagen es un dato personal tuyo y, como tal, la legislación sobre protección de datos personales te otorga (excepción para menores de 14 años e incapaces) la potestad de decidir sobre el uso que se hace del mismo. Además, cabe mencionar que existen datos dotados de especial protección que, por ejemplo, están relacionados con la religión, la salud o la orientación sexual.

¿Hasta qué punto es legal que una persona suba una imagen a Internet en la que puedes ser reconocido sin tu permiso? En principio, es tu dato personal, si bien existen muchas matizaciones respecto al tipo de imagen, el contexto… que no abordaremos ahora. Si tuvieras menos de 14 años o fueras incapaz, el asunto sería aún más delicado. De todo esto, podemos concluir que las imágenes online representan un reto legal.

Las etiquetas: de una imagen desapercibida a un dato personal.

No obstante, al margen de lo anterior, hay que analizar la afección de la privacidad y, en este caso, la sobreabundancia de imágenes online actúa como factor de protección: una aguja en un pajar, podría decirse. Aquí es donde las etiquetas cumplen su función y donde de forma efectiva, por tanto, destacan la presencia de esa imagen que podía haber pasado desapercibida, precisamente entre aquellas personas relacionadas contigo en la Red Social. Es ahí, en el plano cercano de tus relaciones online, cuando el dato personal se puede volver incluso más sensible y adquiere mayor alcance por el poder multiplicador del contexto de las redes. Etiquetar una fotografía supone agregar un mayor carácter de dato personal y mayor visibilidad.

Los problemas de las etiquetas

En el plano práctico, al margen de lo relacionado con la legislación de datos personales, podemos identificar escenarios concretos donde las etiquetas causan problemas de privacidad que, en muchas ocasiones, son origen y/o consecuencia de una mala convivencia digital. De igual manera, cabe señalar que estos problemas pueden ser causados de manera accidental o bien de forma intencionada.

Problemas que pueden darse tanto sin mala intención como intencionadamente:

  1. Etiquetado en un contexto inoportuno por la actitud, el lugar, el momento, la compañía…
  2. Etiquetado revelando el aspecto físico de alguien representado en la red social sin imagen o mediante un avatar.

Problemas que pueden generarse con mala intención:

  1. Insultos, ofensas públicas y amenazas, por ejemplo, relacionando a la persona etiquetada con una foto lesiva de su imagen o amenazante.
  2. Engaño para que la imagen implicada, que puede ser hiriente o desagradable, sea vista por la persona etiquetada, atendiendo a la notificación de que una etiqueta le afecta.

Algunos recursos para la prevención

La privacidad en las redes sociales y el etiquetado inadecuado en particular son retos que preocupan desde hace tiempo a PantallasAmigas ya que constituyen además un factor de riesgo para otros problemas como el grooming o el ciberbullying. Es por ello que hemos promovido muy diversos recursos educativos relacionados con en esta temática.

La “Netiqueta Joven para Redes Sociales” (septiembre 2010) presentada en la páginahttp://www.netiquetate.com hace un intenso énfasis en la cuestión de las etiquetas.

Un recurso complementario es el vídeo “¿Tienes privacidad de verdad en las redes sociales?” (mayo 2010) publicado en nuestro canal de YouTube.

En el caso de http://www.redayneto.com (febrero 2010) buscamos con la Agencia Vasca de Protección de Datos la promoción de la cultura de la privacidad y la protección de datos personales desde edades tempranas, desde los 7 años.

Por último, las iniciativas http://www.cuidatuimagenonline.com (octubre 2010) yhttp://www.cuidadoconlawebcam.com (junio 2010) contribuyen a este logro en la adolescencia.